Ahora eres tu la invitada

Buenos dí@s

    Aunque estés organizando tu boda seguramente estarás invitada durante el próximo año a la boda de alguna de tus amigas, algún familiar.
Por lo que ya sabes que deberás confirmar tu asistencia a la mayor brevedad posible (si lo puedes hacer en el momento que recibas la invitación mejor que mejor)

También sabéis que deberéis tener cuidado con el traje el color ni blanco ni negro. En esta ocasión la novia no eres tú y tampoco una boda es una fiesta fin de año.

Fotografia realizada por A.P.B. Fotos

Si tienes que asistir a muchas bodas créate un fondo de armario en tonos neutros y vas cambiando los accesorios.

Si tienes que ayudar a la novia con su vestido en el altar, elige un vestido cómodo.

Vestido corto para una boda de mañana, nunca asistas de largo.
Vestido largo para una boda de tarde noche.

¡Y cuidado con el pelo! recogido si pero no el mismo que el de la novia.
Maquillaje si ahora si podemos ir más maquilladas, pero siempre teniendo en cuenta si la boda es de tarde o de mañana y nuestro estilo claro está.

Pero en esta ocasión no tenemos porque ir con cara dulce y con cara de buena. Ahora ya no somos novia

Podemos ahumar más los ojos ¿porque no? ojos de mala como digo yo.

Si quieres asistir perfecta a la boda de tu amiga al igual que el día de tu boda ponte en manos de un buen profesional que te asesore.

Tendencias:

En estos momentos, vestido sencillo, papelón si la boda es de mañana o un tocado ideal si la boda es de tarde noche, Eso si hay que saber colocarlo bien.

Y tacones de vértigo!

Recuerda, los sombreros, pamelas, pilbox, tocados………..no debes retirarlo, ya sabes que deberas regresar a casa igual que saliste.
Anuncios

Anulación de una boda

Buenos dí@s

   Anulación de una boda. ¿Qué hacer con los regalos? ¿Cómo avisar?

Las bodas son una de las celebraciones “tipo” más comunes, para la mayoría de los ciudadanos. Salvo personas que llevan una vida social muy ajetreada (presentaciones, cócteles, cenas, etc.)

las bodas son los eventos sociales más comunes para la mayoría de las personas, amén de otras celebraciones familiares.

Una invitación de boda, supone un compromiso tanto de asistencia, como de contribuir con un regalo para los novios. Este compromiso existe, aunque se confirme la no asistencia al mismo, por el motivo que sea.
La invitación le ha creado este compromiso.

¿Y el compromiso por parte de los novios? Si todo va bien, no hay problema.

Pero, ¿qué ocurre cuándo, por las circunstancias que sean, se anula la boda?

Como diría un restaurador moderno, hay que “deconstruir” toda la boda. Es decir, una organización inversa. Una de las partes más importantes son las citas-reservas y los invitados.

1. En cuanto a las citas-reservas, hay que proceder a realizar las correspondientes anulaciones: la iglesia, el restaurante, el fotógrafo, la peluquería, el maquillaje, el sastre del novio y la modista de la novia,la floristería donde adornan el coche y hacen el ramo de la novia, etc. Cualquier servicio que haya contratado o cita que tenga deberá anularla. En muchos casos tendrá que hacer frente a una penalización económica o indemnización.

2. Los invitados. De la misma forma que envió las invitaciones debe enviar una nota anunciando la cancelación de la boda, pero sin dar ningún tipo de explicación en la misma.
Al igual que no dio la explicación de porque se casaba, no hay que darla por la cancelación de la boda.

Con los regalos que ya hubiese recibido, debe hacer lo siguiente: debe devolverlos a su remitente con la nota de la cancelación de la boda. Si ha enviado las notas de cancelación con anterioridad a la devolución de los regalos, cuando los devuelva, puede incluir una nota de agradecimiento por el detalle, citando la nota de cancelación previamente enviada.
No es correcto, aunque los invitados insistan, aceptar un regalo de boda, si la misma se ha cancelado.

Los regalos de boda, como su nombre indica, son de boda y no es correcto quedarse con ninguno de ellos.