Por la iglesia ceremonia religiosa

Buenos dí@s

Cada día me doy más cuenta de lo maravilloso que es este trabajo. Imagino que lo mismo les ocurrirá al resto de compañeros que se encargan de otros trabajos en la boda.

No me digáis que no es precioso:

El coche pasa a recoger a la novia, a quien acompaña el padrino.

El novio, llega por separado, acompañado por la madrina. Los primeros en llegar a la iglesia deben ser el novio y la madrina. Éstos deberán esperar a la novia en el altar de la iglesia (y no esperar fuera como hacen la mayoría de la gente en la actualidad). Lo mismo para los invitados, que todos deben esperar a la novia en el interior del templo.

 

Fotografia realizada por A.P.B. Fotos

 

La novia llega a la iglesia, acompañada por el padrino, y entra en la iglesia mientras suena la marcha nupcial.

Si hay damas, pajes o niños de arras, estos entran detrás de la novia, vigilando no pisar la cola del vestido (cosa bastante frecuente).

El padrino (el novio) ofrecen su brazo izquierdo, excepto militares con sable (que se lleva a la izquierda) que ofrecen su brazo derecho.

Fotografia realizada por A.P.B. Fotos

 

 Una vez que la novia ha llegado al altar la colocación en el mismo de izquierda a derecha es como sigue: la madrina, la novia, el novio y el padrino (siempre mirando hacia el altar). Los testigos de cada uno se sitúan a lado correspondiente (si van por la novia a la izquierda y si van por el novio a la derecha). Los familiares también se deberían colocar en su lado correspondiente (aunque es una práctica poco llevada a cabo). Se suele dejar este tipo de colocaciones para bodas muy formales.

En bodas muy formales, los padrinos pueden estar situados a un lado del altar, en vez de al lado de los novios. A lo largo de la ceremonia el sacerdote reclama los anillos que se colocan en el dedo anular derecho (excepto en algunas zonas como Cataluña que se lo colocan en el izquierdo).
Tanto los anillos como las arras se entregan en este orden: esposo a esposa y esposa a esposo. Las alianzas las suele tener el padrino y la arras la madrina, excepto si hay niños de arras, que son lo encargados de llevarlas.
Otra de las características de la boda religiosa, es que los novios además de comulgar beben del cáliz.
 Una vez “casados” el novio levanta el velo de la novia, y la da un beso (la expresión “puedes besar a la novia”). Se finaliza el acto con la firma de los contrayentes, padrinos y testigos (generalmente en el altar o en la sacristía). El sacerdote debe entregar a los contrayentes la certificación eclesiástica para su inscripción en el Registro Civil y que surta los efectos legales correspondientes.

Cortejo de salida.
La salida de la iglesia es: los novios del brazo, detrás los padrinos y los niños de arras y las damas de honor. Si los padres no son los padrinos, pueden salir el padre de la novia del brazo de la madre del novio, y el padre del novio del brazo de la madre de la novia.

 Al salir, se produce la inevitable lluvia de arroz (aunque en algunos casos se lanzan pétalos de flores y se aplican otras costumbres). Si durante la boda hay un servicio de fotógrafo y vídeo contratados, deberán ser lo más discretos posibles y no hacer ruido o molestar.

Los nuevos esposos marchan juntos en el automóvil.

Música.
La marcha nupcial, solamente suena cuando entra la novia en la iglesia y cuando salen los novios del templo. La más escogida por todas las parejas es la “Marcha Nupcial de Mendelssohn”. Los orígenes de tal costumbre (poner una marcha nupcial al entrar en la iglesia) parece que viene de la boda celebrada en 1858, de la Princesa Victoria de Inglaterra (hija de la Reina de Inglaterra y Emperatriz de la India), con el Príncipe Federico Guillermo de Prusia. La Princesa, que se casó en la Capilla Real de Saint James’ Palace, eligió la obra de Mendelssohn para acompañar su entrada a la iglesia. Esta costumbre se fue imponiendo desde la corte hasta las instancias más nobles del pueblo llano, y esta costumbre perdura hasta nuestros días. Cuenta, la historia, que para salida de la Iglesia eligió la “Opera Lohegrin” de Wagner .
Pero, aunque la marcha nupcial es la reina “musical” de la ceremonia, a lo largo de toda la boda, se suelen escuchar otros temas clásicos (bien “enlatados” o bien interpretados en directo). Si el presupuesto lo permite, puede contratar los servicios de un cantante profesional o de un coro.
Temas musicales.
Los temas que más se escuchan en una boda suelen ser: el “Aleluya” del Mesías de Haendel o su “Canticorum”, “Lascia ch’io Pianga” o “Heil, heil, heil”. También el tema “Die Himmel Erzählen” de Haydn, de su obra la Creación. Durante la ceremonia el repertorio a escoger por los novios es muy extenso, siempre de autores clásicos y consagrados, aunque puede optarse por composiciones más modernas, o piezas populares y tradicionales de nuestra región, autonomía o país.
Del gran repertorio disponible podemos destacar algunas composiciones como: el “Ave María” de Schubert, el “Gloria” de Vivaldi. Luego de autores como Mozart, podemos elegir multitud de composiciones como: “Aleluya”, “Laudate Dominum”. Y de otros autores, podemos elegir: “How Beatifull” (de la obra el “Mesías”), el “He shall feed his folck”, de Haendel, el “Panis Angelicus” de Franck, el “Et in Unum” de Bach ó el “Amén” de Pergolesi. Las posibilidades son muchas y variadas.
Elección personal.
Seleccionar la música que se oirá durante toda la ceremonia es una elección personal de los novios.

Si optamos por la música clásica tenemos un amplio repertorio donde escoger. Si optamos por música más regional o típica de la zona, procure respetar la tradición. Y en la medida de lo posible, utilice instrumentos originales (dulzaina, tamboril …).

Anuncios

Estoy invitada a una boda ¿con cuanto tiempo debo responder?

Buenos dí@s

    Cuando recibais una invitacion responder rapidamente y confirmar asistencia al igual que nos hubiese gustado que nos respondieran a nosotros con la misma rapidez cuando enviamos las invitaciones de nuestra boda.

No solo a las invitaciones de boda, sino a cualquier otra invitación hay que responder lo antes posible, por cortesía y por educación.

Lo más correcto sería contestar en la siguientes cuarenta y ocho horas a la recepción de la invitación sin llegar, en ningún caso, a que pase una semana desde su recepción.

Con las respuestas obtenidas, los novios pueden tener datos sobre los invitados confirmados y pueden contratar muchos servicios que dependen del número de invitados, principalmente, los cubiertos para el banquete.
También la confirmación de la asistencia, les sirve para poder realizar de forma correcta la colocación de los invitados en las mesas.

Incluso, también les puede servir para enviar alguna nueva invitación, cuando fallan unos cuantos invitados, sin tener que variar el presupuesto con el que contaban y que no llegaba para invitar a todas las personas a las que deseaban invitar.

Si la respuesta es negativa, no hay que preguntar por las razones de su “no asistencia” si el invitado no quiere darnos explicaciones.

Huevos a las Clarisas

Santa Clara de Asís es una santa del siglo XII, co-fundadora de los franciscanos.

Su devoción es de gran raigambre popular y se la relaciona con el buen tiempo, especialmente con la ausencia de lluvia en los días de bodas.

Antiguamente las bodas no se celebraban en el interior de las iglesias sino en el atrio, es decir, al aire libre, por lo que la cuestión de la lluvia era de gran importancia. De ahí la costumbre de llevar en vísperas de la boda una docena de huevos a las Clarisas Franciscanas.

Una superstición al respecto cuenta que si llovía se prometían lágrimas para la novia el resto de su vida.

Hoy en día las novias o sus madres continúan llevando la docena de huevos a Santa Clara para evitar la lluvia el día del enlace. Las monjas no suelen aceptar más de una docena de huevos en cada ofrenda.

Ya que las Clarisas hoy en día reciben muchísimos huevos y lo que quieren es un donativo

Una buena idea es poner en una cesta unos huevos blancos, huevos morenos y huevos de chocolate.

Pide que te recen para que no llueva pero sobretodo pide para que recen por vuestra felicidad.

Kilometros y kilometros de alfombra

Kilómetros y kilómetros de alfombra……………….. Las alfombras a modo de pasarela para una boda pueden estar tejidas o realizarse a base de flores. Esta última opción quedará muy bien si se trata de una boda de campo.

Lo más habitual es que la alfombra exterior sea roja.

Esta costumbre procede de la antigüedad clásica.

El rojo y más aún el púrpura eran considerado el color de la máxima autoridad, de la realeza, del mayor rango.

Nos hemos quedado con las alfombras rojas para las bodas por tratarse de un día importante, por donde pisarán los novios, protagonistas absolutos del día.

Si la alfombra es interior y marca el camino hasta el lugar de la celebración debería ser verde e ir en consonancia con las plantas como elemento decorativo.

Esto es lo que se suele utilizar con las grandes personalidades. Si tenemos ya una alfombra roja exterior, lo que no tiene sentido es que esta cambie de color al traspasar el umbral.

Si no hay alfombra podéis optar por hacerla a base de pétalos de flores.

Musica para una boda

Los temas musicales más habituales que podemos escuchar en una ceremonia de boda son:

La “Marcha Nupcial de Mendelssohn” es una de las preferidas por los novios para su ceremonia de boda.

La marcha nupcial, solamente suena cuando entra la novia en la iglesia y cuando salen los novios del templo.

Los orígenes de tal costumbre -interpretar una marcha nupcial al entrar en la iglesia- viene de la ceremonia nupcial celebrada en 1858, de la Princesa Victoria de Inglaterra -hija de la Reina de Inglaterra y Emperatriz de la India-, con el Príncipe Federico Guillermo de Prusia. La Princesa, que contrajo matrimonio en la Capilla Real de Saint Jame’s Palace, eligió la obra de Mendelssohn para acompañar su entrada a la iglesia.

Esta costumbre se fue imponiendo desde la corte hasta las instancias más nobles del pueblo llano, y esta costumbre perdura hasta nuestros días.

Cuenta, la historia, que para la salida de la Iglesia eligió la “Opera Lohegrin” de Wagner .

Aunque la marcha nupcial es la reina “musical” de la ceremonia, a lo largo de toda la boda, se suelen escuchar otros temas clásicos (bien “enlatados” o bien interpretados en directo). Si el presupuesto lo permite, puede contratar los servicios de un cantante profesional o de un coro, que darán mucho realce a la ceremonia.

“La marcha nupcial, solamente suena cuando entra la novia en la iglesia”

Temas musicales

Los temas musicales preferidos por los novios para su boda suelen seleccionarse de entre estos:

– El “Aleluya” del Mesías de Haendel o su “Canticorum”, “Lascia ch’io Pianga” o “Heil, heil, heil”

– El tema “Die Himmel Erzählen” de Haydn, de su obra la Creación. Durante la ceremonia el repertorio a escoger por los novios es muy extenso, siempre de autores clásicos y consagrados, aunque puede optarse por composiciones más modernas, o piezas populares y tradicionales de nuestra región, autonomía o país.

Podemos destacar algunas composiciones como:

– El “Ave María” de Schubert, el “Gloria” de Vivaldi.

– De Mozart, podemos elegir multitud de composiciones como: “Aleluya”, “Laudate Dominum”.

– Y de otros autores, podemos elegir: “How Beatifull” (de la obra el “Mesías”), el “He shall feed his folck”, de Haendel, el “Panis Angelicus” de Franck, el “Et in Unum” de Bach, o el “Amén” de Pergolesi. Las posibilidades son muchas y variadas.

Recomendamos música para la fiesta a http://www.eventoshappypeople.com/

Y despues de la boda ¿me corto el pelo?

Buenos dí@s

   Muchas son las novias y las madres que después de la boda pasan de nuevo por nuestro estudio para que mas que cortar el pelo las asesore de un corte mas o menos largo pero que las resulte cómodo, fácil de peinar y que las favorezca.

¡Ya que no es cortar y ya!

Al incluir el asesoramiento personalizado con cada una de vosotras y regalaros una clase de auto peluquería se lleva su tiempo.
Por eso igual que siempre tiene que ser previa cita enviando un correo electrónico a maytelucas@maytelucas.com

Y si decido lanzar el ramo ¿cuando es el momento?

Buenos dí@s

Y  si decido lanzar mi ramo de novia ¿cuando es el momento?

Por cuestiones estéticas,
al finalizar el banquete suele ser la opción preferida de la novia, aunque hay lugares donde es costumbre lanzarlo a la salida de la iglesia.

¿Porqué digo lo de razones estéticas? Por la sencilla razón que en la mayoría de los casos después de la ceremonia nupcial suele tener lugar una sesión fotografía, bien de estudio, al aire libre o combinada, y la novia se tendrá que realizar esas fotografías sin el ramo.
Es verdad que también es posible lanzar el ramo y que lo devuelva la persona que lo recoja, pero no es lo mismo.

De una boda sale otra y la persona que coge le ramo de la novia es la próxima en casarse.
Algunas novias no lanzan su ramo y al encargarlo piden que se lo confecionen en dos, tres o mas partes de modo que después lo pueda repartir entre las amigas.

Otras novias prefieren ofrecerlo a la virgen o llevárselo a un ser querido que no pudo asistir a la boda.