Musica para una boda

Los temas musicales más habituales que podemos escuchar en una ceremonia de boda son:

La “Marcha Nupcial de Mendelssohn” es una de las preferidas por los novios para su ceremonia de boda.

La marcha nupcial, solamente suena cuando entra la novia en la iglesia y cuando salen los novios del templo.

Los orígenes de tal costumbre -interpretar una marcha nupcial al entrar en la iglesia- viene de la ceremonia nupcial celebrada en 1858, de la Princesa Victoria de Inglaterra -hija de la Reina de Inglaterra y Emperatriz de la India-, con el Príncipe Federico Guillermo de Prusia. La Princesa, que contrajo matrimonio en la Capilla Real de Saint Jame’s Palace, eligió la obra de Mendelssohn para acompañar su entrada a la iglesia.

Esta costumbre se fue imponiendo desde la corte hasta las instancias más nobles del pueblo llano, y esta costumbre perdura hasta nuestros días.

Cuenta, la historia, que para la salida de la Iglesia eligió la “Opera Lohegrin” de Wagner .

Aunque la marcha nupcial es la reina “musical” de la ceremonia, a lo largo de toda la boda, se suelen escuchar otros temas clásicos (bien “enlatados” o bien interpretados en directo). Si el presupuesto lo permite, puede contratar los servicios de un cantante profesional o de un coro, que darán mucho realce a la ceremonia.

“La marcha nupcial, solamente suena cuando entra la novia en la iglesia”

Temas musicales

Los temas musicales preferidos por los novios para su boda suelen seleccionarse de entre estos:

– El “Aleluya” del Mesías de Haendel o su “Canticorum”, “Lascia ch’io Pianga” o “Heil, heil, heil”

– El tema “Die Himmel Erzählen” de Haydn, de su obra la Creación. Durante la ceremonia el repertorio a escoger por los novios es muy extenso, siempre de autores clásicos y consagrados, aunque puede optarse por composiciones más modernas, o piezas populares y tradicionales de nuestra región, autonomía o país.

Podemos destacar algunas composiciones como:

– El “Ave María” de Schubert, el “Gloria” de Vivaldi.

– De Mozart, podemos elegir multitud de composiciones como: “Aleluya”, “Laudate Dominum”.

– Y de otros autores, podemos elegir: “How Beatifull” (de la obra el “Mesías”), el “He shall feed his folck”, de Haendel, el “Panis Angelicus” de Franck, el “Et in Unum” de Bach, o el “Amén” de Pergolesi. Las posibilidades son muchas y variadas.

Recomendamos música para la fiesta a http://www.eventoshappypeople.com/

Y si decido lanzar el ramo ¿cuando es el momento?

Buenos dí@s

Y  si decido lanzar mi ramo de novia ¿cuando es el momento?

Por cuestiones estéticas,
al finalizar el banquete suele ser la opción preferida de la novia, aunque hay lugares donde es costumbre lanzarlo a la salida de la iglesia.

¿Porqué digo lo de razones estéticas? Por la sencilla razón que en la mayoría de los casos después de la ceremonia nupcial suele tener lugar una sesión fotografía, bien de estudio, al aire libre o combinada, y la novia se tendrá que realizar esas fotografías sin el ramo.
Es verdad que también es posible lanzar el ramo y que lo devuelva la persona que lo recoja, pero no es lo mismo.

De una boda sale otra y la persona que coge le ramo de la novia es la próxima en casarse.
Algunas novias no lanzan su ramo y al encargarlo piden que se lo confecionen en dos, tres o mas partes de modo que después lo pueda repartir entre las amigas.

Otras novias prefieren ofrecerlo a la virgen o llevárselo a un ser querido que no pudo asistir a la boda.