Una Costumbre

Es una costumbre muy arraigada que la novia cruce el umbral de su nuevo hogar tras el matrimonio en brazos de su reciente marido.

Algunas leyendas dicen que es para evitar cualquier tropiezo o caída de la novia, pues traería mala suerte al matrimonio.

Otras voces señalan que se trata de liberarla de los malos espíritus. Superstición o no, es una tradición de lo más romántica.

Anuncios

Kilometros y kilometros de alfombra

Kilómetros y kilómetros de alfombra……………….. Las alfombras a modo de pasarela para una boda pueden estar tejidas o realizarse a base de flores. Esta última opción quedará muy bien si se trata de una boda de campo.

Lo más habitual es que la alfombra exterior sea roja.

Esta costumbre procede de la antigüedad clásica.

El rojo y más aún el púrpura eran considerado el color de la máxima autoridad, de la realeza, del mayor rango.

Nos hemos quedado con las alfombras rojas para las bodas por tratarse de un día importante, por donde pisarán los novios, protagonistas absolutos del día.

Si la alfombra es interior y marca el camino hasta el lugar de la celebración debería ser verde e ir en consonancia con las plantas como elemento decorativo.

Esto es lo que se suele utilizar con las grandes personalidades. Si tenemos ya una alfombra roja exterior, lo que no tiene sentido es que esta cambie de color al traspasar el umbral.

Si no hay alfombra podéis optar por hacerla a base de pétalos de flores.